Víctimas de la dictadura militar argentina a los altares… (P. Juan Carlos Rengucci PSSC)

Las derechas van trinar con la beatificación de don Angelelli… (Papa Francisco)



Nos encontramos con la grata noticia que Monseñor Enrique Angelelli será beatificado el próximo año. El Papa Francisco aprobó el decreto con el cual reconoce su martirio “en odio a la fe”, lo cual lo elevará a los altares junto a sus compañeros de la diócesis de La Rioja: los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville, y el laico Wenceslao Pedernera. Todos ellos asesinados en la época de gran represión militar argentina que fue la última dictadura militar (1976-1983). Este gran evento se llevará acabo 27 de abril de 2019, en la Rioja.

Estos cuatro homicidios se inscribieron en un mismo contexto histórico y político, porque fueron parte de una manipulación para debilitar a una Iglesia que luchaba por la verdad y la justicia. Como recuerda el Papa, una Iglesia en salida, capaz de colocarse del lado de los excluidos y explotados... Era molesto para el régimen militar tener un obispo de voz profética que cuestionaba sin temor las injusticias y los excesos de los gobernantes. Por eso, tras su muerte, Angelelli se convirtió en una figura emblemática para el pueblo, pero también incómoda para el poder de turno argentino.

Mons. Angelelli siempre se mostro comprometido con los derechos humanos, principalmente de los más desprotegidos de la sociedad. Siguiendo este compromiso y su causa, después de un gran trabajo y derribando obstáculos en el 2014, el Tribunal Federal de la Rioja condenó a prisión perpetua a Luciano Benjamín y a Luis Fernando Estrella por considerarlos autores inmediatos del homicidio de Mons. Enrique Angelelli realizado el 4 de agosto de 1976.

Recordemos que Dom Enrique Angelelli siendo obispo auxiliar participó del Concilio Vaticano II, y luego fue designado obispo de la Rioja por San Pablo VI. Adoptó el lema: “Un oído en el Evangelio y otro en el pueblo”. La practica de este lema ya se venia gestando y haciendo camino en la vida de este obispo. Tal es así que tras los conflictos militares, tubo que suspender las trasmisiones radiales de las misas dominicales. En el mes de julio del 76 fueron asesinados los sacerdotes y pocos días después el joven. Dom Angelelli se traslado para realizar el funeral. Volviendo de esa ciudad, acompañado por el padre Pinto (pasado el tiempo dejó el ministerio por la postura nada evangélica de la Iglesia), en la ruta 38 lo encerraron de tal forma que la camioneta volcó, Angelelli fue despedido del vehículo y murió inmediatamente.

Haciendo memoria en una de sus cartas al Nuncio Apostólico, escribia: “Estamos permanentemente obstaculizados para cumplir con la misión de la Iglesia. Personalmente, los sacerdotes y las religiosas somos humillados, requisados y allanados por la policía con orden del ejército. Ya no es fácil hacer una reunión con los catequistas, ni con los sacerdotes o las religiosas. Las celebraciones patronales son impedidas y obstaculizadas… nuevamente he sido amenazado”.

La posición de la iglesia con los años fue dando un giro y cuando Jorge Bergoglio celebró una misa por los 30 años de la muerte del obispo Angelelli, en la Rioja, formo una comisión en el Episcopado para poder trabajar por la verdad, es así que hoy los obispos reunidos dicen: "agradecemos al Papa Francisco, que así recoge el discernimiento de la iglesia y nos alienta a gastar la vida en el servicio”. 

0 comentários:

Postar um comentário